lunes, 27 de abril de 2009

Las Brigadas Internacionales.



A las Brigadas Internacionales

VENÍS desde muy lejos... Mas esa lejanía,
¿qué es para vuestra sangre que canta sin fronteras?
La necesaria muerte os nombra cada día,
no importa en qué ciudades, campos o carreteras.

De este país, del otro, del grande, del pequeño,
del que apenas si al mapa da un color desvaído,
con las mismas raíces que tienen un mismo sueño,
sencillamente anónimos y hablando habéis venido.

No conocéis siquiera el color de los muros
que vuestro infranqueable compromiso amuralla.
La tierra que os entierra la defendéis, seguros,
a tiros con la muerte vestida de batalla.

Quedad, que así lo quieren los árboles, los llanos,
Las mínimas partículas de la luz que reanima
Un solo sentimiento que al mar sacude: ¡Hermanos!
Madrid con vuestro nombre se agranda y se ilumina.

Rafael Alberti.
Madrid, diciembre de 1936


“No os olvidaremos: y cuando el olivo de la paz florezca entrelazado con los laureles de la victoria de la República Española, ¡volved!
¡Volved a nuestro lado! Aquí tendréis vuestra patria, los que no la tenéis. Amigos, los que deben de vivir privados de amistad, y todos, afecto y reconocimiento de todo el pueblo español que hoy, como mañana grita y gritará:
Vivan los héroes de las Brigadas Internacionales!”


-Pasionaria- Discurso de adiós a las Brigadas Intencionales.





Las Brigadas Internacionales eran una formación militar de voluntarios extranjeros que participaron en la Guerra Civil española para defender la Segunda República, los brigadistas vinieron a luchar movidos por su ideología antifascista. Algunos de estos vinieron a luchar por algo que en su país ya no podían hacer más, como podían ser los alemanes o los italianos. Estos brigadistas no portaban ningún tipo de ayuda armamentística sino que venían con muy pocas cosas, incluso algunos nada más venían con lo que llevaban puesto, una vez aquí se les alimentaba y se les daba armamento.

El gobierno constitucional de la Segunda República autorizó la formación militar de las Brigadas Internacionales el 22 de octubre de 1936.

Las Brigadas Internacionales van a participar decididamente en diversas de las principales y decisivas batallas de la Guerra Civil: las de la Ciudad Universitaria madrileña, el Jarama, Brunete, Belchite y la larguísima batalla del Ebro.

Pero, ¿por qué Albacete?

El gobierno de Largo Caballero elige Albacete como sede y lugar de concentración de las Brigadas Internacionales. Las razones son varias: la más importante es la buena ubicación y posición estratégica. Estaba al centro de toda la zona republicana, bien comunicado por carretera y tren, por tanto era una zona idónea para el suministro de armamento y brigadistas, intermedia con Barcelona y Alicante (unos para la zona fronteriza y otros para zona marítima). También era importante la poca presencia anarquista en Albacete (que hubiese dado problemas por oposición, en Cataluña ponían muchos impedimentos). Otro elemento importante a tener en cuenta como causa para la instalación de la sede de las Brigadas Internacionales en Albacete, era la facilidad del entrenamiento que ofrecía un terreno tan llano, tanto en la ciudad como en los pueblos de alrededor (Madrigueras, Fuentealbilla, Tarazona...)

El año 1938 se suceden los intentos para poner fin a la guerra civil desde los organismos internacionales.
La República era consciente de su debilidad, y Juan Negrín juega la baza de apostar por un proceso de pacificación, emitiendo con ocasión del 1 de mayo de 1938 un posible acuerdo basado en trece puntos, entre los que se incluía la retirada de todas las fuerzas internacionales presentes en el conflicto. Esto se unía a una intensa labor diplomática, encabezada por Manuel Azaña en la que se mostraba a Francia y Gran Bretaña la conveniencia de tener un fuerte aliado en el sur ante los acontecimientos que se precipitaban en Europa tras la ocupación de Checoslovaquia por Hitler.
El Gobierno de la República comunicó oficialmente a la Sociedad de Naciones y al Comité de No Intervención su firme compromiso en la retirada de las Brigadas Internacionales el 21 de septiembre. La propuesta llegó al bando nacionalista, si bien Franco comunicó "oficiosamente" que era tarde ya para cualquier acuerdo. De todas formas, el Gobierno de la República consumó el proceso de desmovilización esperando que la buena voluntad sirviera para que las potencias europeas presionaran a Franco.
El 23 de septiembre de 1938 los brigadistas vivieron su último día de combate, pero no sería hasta el 27 de octubre que los internacionales del Ejército del Centro y de Levante serían reagrupados en Valencia. Mil quinientos hombres. Al día siguiente ocurrió igual con los brigadistas de Cataluña, que fueron reunidos en Barcelona.
El ejército les brindó un gran homenaje bajo el lema: Caballeros de la libertad del mundo:¡buen camino¡. El mayor de los homenajes que se les rindió, fue el desfile celebrado en
Barcelona el 28 de octubre. Toda la ciudad amaneció con pancartas y carteles alusivos a las Brigadas Internacionales. Ante Companys, Azaña, Negrín, Vicente Rojo y más de 300.000 personas, los internacionales desfilaron por la Avenida 14 de abril (actual Avenida Diagonal), en un ambiente altamente emotivo, con un histórico discurso de Dolores Ibárruri.

4 comentarios:

  1. Ya echaba de menos estas actualizaciones. Me alegra leerte de nuevo :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. para mi la experta en historia!
    que tal lo llevas?
    un besito sister!;)

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa. Te echaba de menos. Tiempo ha que no venía. Pero ayer dije "Carmen" en mi blog y te recordé.
    Gracias por esta nota. Me gustan estos soñadores que luchan por sus ideales y lo hacen gratuitamente.

    ResponderEliminar
  4. Excelente y reflexivo texto
    un placer leerte.
    que tengas una feliz semana
    un abrazo.

    ResponderEliminar